¿Trabajo en grupo o trabajo en equipo?

¡Ahí está el quid de la cuestión! Según su definición, un grupo es un conjunto de personas que están juntos o reunidos o que tienen alguna característica común, mientras que un equipo es un grupo de personas que juega unido contra otro o que se organiza para realizar una actividad o trabajo.

La palabra clave, está en la propia definición: unido.
Antes de empezar a leer este post deberías ver uno de los mejores discursos de la historia del cine sobre el trabajo en equipo. Es del oscarizado Al Pacino, en la película Un Domingo Cualquiera.

Ahora que ya lo has visto, sabes que es ficción pero si has practicado algún deporte también sabes que podría muy bien tratarse del discurso en cualquier vestuario de cualquier equipo a media parte. Es ficción pero a veces la realidad supera la ficción y en un equipo, ahí está la clave de todo.

El trabajo en equipo consiste en que cada uno haga su parte pero con un objetivo común. El problema es que muchas veces el individuo olvida poner los intereses del equipo por delante de los suyos personales. Cuando eso pasa, ese equipo está condenado al fracaso.

¿Cuántas veces hemos visto u oído que un  equipo no ha jugado como tal, que cada uno hace lo que le da la gana y que no hay compromiso? Esto es reflejo de que han perdido el sentido de unión y el objetivo que tenían en común. Cada uno piensa en su desarrollo o perfomance cuando juntos llegarían más lejos y con mejores resultados.

Como decía Michael Jordan: “el talento gana partidos, pero la inteligencia y el trabajo en equipo ganan campeonatos”.

Por eso muchas veces hay sorpresas en el mundo del deporte. Victorias de equipos supuestamente de nivel inferior pero con mucho más espíritu, espíritu de unión y de grupo. Algunos incluso se consideran una familia: un equipo.

Aquí tienes 4 consejos básicos para crear ese espíritu de equipo en tu empresa u organización:

1- Egos a un lado.

El ego es uno de los factores que mata cualquier intento de trabajo en equipo. Los “yo soy mejor”, “ yo hago más”, “sin mí esto no funcionaría”, etc. Entender que nadie está por encima de los demás y que todos somos iguales, es fundamental.

2- Objetivo de equipo.

Cada miembro del equipo debe tener sus propios objetivos individuales pero el de grupo siempre debe estar por encima. Cada uno debe entender que si el equipo consigue su objetivo será porque cada individuo habrá conseguido los suyos también y eso es exactamente lo que debe prevalecer en los momentos más complicados, nunca perder el enfoque y el espíritu de equipo.

3- Unión.

Todos sabemos que la unión hace la fuerza y eso es lo que hará que se superen todos los obstáculos que un equipo se encontrará a lo largo del camino. En los buenos momentos es fácil mantenerse unido, pero en los momentos duros será cuando deba verse esa fortaleza y esa unión de equipo.

4- Actividad en equipo.

Cada vez es más frecuente que las grandes empresas organicen actividades fuera del trabajo para sus empleados. Debes asegurarte de que cada tanto organizas una actividad en equipo: tomar algo en una terraza, una barbacoa, una gincana, paintball, un partido de pádel, de fútbol, un torneo de bolos, etc. ¡Hay miles de actividades para elegir! Se conoce mejor a las personas en un ambiente distendido o de competición sana. Estas actividades permitirán a las personas acabar con prejuicios y crear ese espíritu de equipo tan necesario.

Es fundamental recordar que no hay nada más importante que el trabajo en equipo. Nadie consigue el éxito por sí solo. Los mejores deportistas, incluso los que hacen deportes individuales, siempre dan las gracias a su entorno, a su equipo. ¡Por algo será!

Si quieres saber más sobre el trabajo en equipo y por qué es importante, haz clic aquí.

Está en tus manos ser un líder, un líder de un gran equipo, de vuestro equipo, de un equipo ganador.

Y para ti, ¿cuáles son las claves que hacen que tu trabajo en equipo funcione? ¡Cuéntanoslo todo!

 

Compartir