Es muy fácil estar fuerte mentalmente cuando la vida va bien, pero es durante la adversidad cuando mostramos realmente nuestra fuerza mental. La pérdida de un ser querido, problemas de salud, de pareja, o problemas financieros son solo algunos ejemplos de momentos duros que ponen a prueba nuestra capacidad para superarlos.

Tu forma de pensar frente a un obstáculo afecta a tu capacidad y forma de superarlo. Las personas fuertes mentalmente se caracterizan por afrontar los momentos duros con pensamientos positivos. Repetir afirmaciones positivas, aunque realistas, puede eliminar los pensamientos negativos y levantar tu ánimo y motivación.

9 cosas que debes recordar cuando atravieses momentos duros:

1. Tengo lo que hace falta para pasar por esto.

“Nunca dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo.” En busca de la felicidad (2006).

Ni si quiera tú mismo. Tú eres tu peor enemigo. Pensar cosas como “no puedo hacerlo” o “esto no es justo” te harán sentir derrotado. No pienses en qué más necesitas, recuerda lo que ya tienes. Si has llegado tan lejos en la vida, entonces claramente ya tienes habilidades, herramientas y recursos.

2. Vivir de acuerdo con mis valores es lo que realmente importa.

“Puede que nos quiten la vida, pero jamás nos quitarán ¡la libertad!” Braveheart (1995)

Defender aquello que quieres o en lo que crees, a veces se convierte en lo más importante. En ocasiones, habrá gente que no esté de acuerdo con eso, ni con las decisiones que tomes. Tu trabajo no es agradar a todo el mundo. Sé suficientemente valiente para vivir de acuerdo a tus valores, incluso cuando signifique tomar decisiones impopulares o difíciles.

3. El fracaso es parte del camino hacia el éxito.

“Ni tú, ni yo ni nadie golpea más fuerte que la vida, pero no importa lo fuerte que golpeas, sino lo fuerte que pueden golpearte y lo aguantas mientras avanzas. Hay que soportar sin dejar de avanzar. Así es como se gana.” Rocky Balboa (2006)

Fracasar no es divertido, pero castigarte por ello no va a ayudar. Cada vez que te caes, te sirve como prueba de que te estás empujando a ti mismo a nuevos límites .Cada fracaso es una oportunidad de ser más fuerte y mejorar. Y recuerda: todos fracasamos alguna vez.
Joan Boluda, consultor de marketing, hizo en 2017 una TED Talk muy interesante en la UPF sobre el fracaso, no dejéis de verlo aquí.

4. Todo lo que puedo hacer es dar lo mejor de mí.

Exigirte a ti mismo la perfección te va a hacer más mal que bien. Ya estés haciendo una entrevista para un trabajo que realmente necesitas, o si tienes un último intento para conseguir esa promoción, insistir en que no puedes equivocarte va a disparar tu ansiedad. Un poquito de compasión por ti mismo te ayudará a rendir al máximo.

5. Dentro de 5 años esto no será tan importante como pienso.

Pon los problemas temporales en perspectiva recordándote a ti mismo que la pena emocional, la ansiedad o la confusión no durarán para siempre. Muchas de las decisiones cruciales y grandes preocupaciones no importarán tanto dentro de unos años.

6. Soy más fuerte de lo que pienso.

Un problema serio de salud o la pérdida de un ser querido puede ser algo muy difícil de superar. Pero las predicciones catastróficas como “nunca me recuperaré de esto” o “nunca volveré a ser feliz” solo te van a deprimir. Las adversidades en muchas ocasiones te descubren una fuerza interior escondida que no sabías que tenías.

7. Yo puedo superar el sentirme incómodo.

Puede ser tentador quedarte en tu zona de confort, pero superar momentos duros normalmente implica hacer cosas diferentes. Aunque emociones como miedo, vergüenza o decepción son incómodas, no te matarán. Estar dispuesto a enfrentarte a esas emociones te hará ganar confianza en tu habilidad para convivir con la incomodidad. Encuentra algunos consejos sobre cómo salir de tu zona de confort aquí.

8. Tengo el control sobre cómo pienso, siento y actúo.

Culpar a otros sobre lo que pasa en tu vida no va a ayudar a tu situación. Reconocer que estás en control de cómo piensas, sientes y te comportas, puede empoderarte para sacar lo mejor de tus circunstancias o crear cambios positivos en tu vida.

9. He sido derribado antes y puedo levantarme de nuevo.

Echa la vista atrás a momentos en los que ya fuiste perseverante. Recordar tu fortaleza atravesando momentos duros puede ayudarte a juntar la fuerza para manejar tus problemas actuales.

No cambiarás tu vida tan solo con palabras positivas. Pensar y hablar de una manera sana te ayudará a sentirte mejor y te inspirará a actuar de manera más productiva. Esto es la clave para atravesar momentos duros.

En resumen, “si la vida te da limones, haz limonada”. Te dejamos este fragmento del primer capítulo de “This is us” que nos recuerda esta frase, y nos habla de uno de los momentos más duros que puede atravesar alguien. ¡Aviso! Aunque es el principio de la serie… ¡Hay spoiler!

Si tienes algún truco que te ayudó a atravesar un momento duro, por favor no dudes en dejarlo en comentarios.

Compartir